google-site-verification: googlecac8a405a6b27a71.html
 

LA TRISTEZA

Actualizado: 3 ene 2020

Hace poco grabe un video de cómo superar la tristeza, la depresión, luego de sufrir una discapacidad. Hable en ese momento de lo que más conozco y de mi propia experiencia.


Pero también hay otros momentos de toda persona, en el cual, la superación de la tristeza que proviene de eventos inesperados es muy difícil, y que nos toca a cualquiera, a discapacitados, a deportistas, a exitosos, a famosos, a TODOS.


Esta situación puede darse por perder a personas muy cercanas a nuestros sentimientos (que creo es la peor pérdida), perdida de mascotas, quiebre de relaciones de pareja, incluso puede afectar a niños y adultos.


La tristeza es un estado en el cual entramos, a veces, sin capacidad de salir del mismo por nosotros mismos y en su peor estado termina en una depresión, que ya es un estado profundo y que siempre requiere tratamiento ya de medicamentos o de psicólogos.


¿Qué diferencia a una persona de otra de poder salir con más facilidad de ese estado de tristeza que nos embarga ante las pérdidas?


Me puse a pensar en este tema y llego a algunas conclusiones totalmente personales y que me gustaría compartirlas con Ustedes.


LA RESILIENCIA


Una nueva palabra que indica la capacidad de aceptación, superación y de absorber una vivencia pero no dejar que la tristeza, o la depresión les quite su capacidad de funcionar normalmente en el mundo diario con sus obligaciones, sus tareas, su interacción con los demás.


Pero, he visto personas que no demuestran los síntomas de tristeza, y simulan estar bien, tienen un comportamiento resiliente hasta que se quiebran realmente y se inicia el proceso nuevamente de aceptación. Esto normalmente es debido a la represión de sus sentimientos y de la necesidad de no demostrar debilidad o sufrimiento, justamente para no afectar a otros seres queridos como su pareja, sus padres, sus hijos etc. Este comportamiento se ve más en mujeres solteras, madres sin pareja y hombres ya con responsabilidades con sus hijos o sea hombres responsables.

Y volviendo al tema central, la tristeza es un estado normal, no siempre el universo se alinea para que seamos felices, no existe el SIEMPRE SOY FELIZ, NI SIEMPRE SOY INFELIZ.


De hecho, no soy amiga de las palabras SIEMPRE o NUNCA. Son demasiado largas en el tiempo y nuestros momentos son tan cortos. Por lo tanto si estás pasando un gran momento de tristeza como yo lo estoy pasando, y no quieras demostrarlo porque las situaciones o tus circunstancias así lo exigen, te digo que eres una persona VALIENTE que está tratando de sobrevivir situaciones complejas y dolorosas sin afectar a otras personas queridas.


Asume esa tristeza, asume esa perdida, entendiendo que este estado en el que te encuentras ahora NO es para siempre. La tristeza va a pasar y ayúdala a que pase, en mi caso estoy escribiendo acerca de ello, me ayuda a expresar y así no debo exponerme ante otras personas.


También trato de incorporar actividades que me motiven en mi área profesional o personal. Acepto cosas que tal vez en otras ocasiones no aceptaría, trabajo un poco más de lo habitual etc.


Y una cosa muy importante es entender que hay tantas personas que necesitan ayuda, que somos un granito de arena en un desierto y, que se vuelve hasta como una obligación volver a tierra fértil y contribuir a algo más grande que nosotros.


Y sobre todo, como dice la canción, nunca te olvides de Dios.


Nos vemos en mi próximo artículo.